• Alberto E. P.

Ruta de 15 días por el Caribe Mexicano: Qué ver, consejos e itinerarios para viajar por libre

El Caribe Mexicano es mucho más que Cancún, Playa del Carmen o Tulum. En este post te enseñamos algunas de las partes más desconocidas de la Riviera Maya así como trucos y consejos para hacer más fácil tu viaje por el estado de Quintana Roo.


holbox sunset mexico
Atardecer en la isla de Holbox | Ⓒ VIAJESCONMOCHILA.COM

En nuestro viaje por libre en 30 días por México dedicamos una amplia parte del mismo a recorrer una de las zonas más populares y famosas de todo México: el Caribe Mexicano. Englobado en parte dentro del Estado de Quintana Roo, que fue la parte que nosotros recorrimos en nuestro viaje, también se denomina popularmente a esta parte de México como la Riviera Maya. Y es que esta zona engloba muchos de los destinos de playa más famosos de todo el Caribe, como las isla de Holbox, Cancún, Playa del Carmen, Tulum, Bacalar, Chetumal o la isla de Cozumel. Millones de visitantes visitan estas playas cada año y su popularidad no es baladí, son sin duda de las mejores del mundo, auténticos paraísos de aguas cristalinas y arenas blancas.

Si estás pensando en viajar al Caribe Mexicano como hicimos nosotros, te invitamos antes a conocer y descubrir cuál fue nuestro plan de viaje, a qué lugares fuimos, cómo nos movimos por allí, dónde nos alojamos, qué medidas de seguridad tomamos, pero sobre todo, qué cosas no te puedes perder si quieres visitar el Caribe Mexicano por libre, con tu mochila y de forma económica.


También te ofreceremos consejos de viaje basados en nuestra propia experiencia y comentarios sobre algunas de las vivencias que más nos gustaron en los 15 días que pasamos recorriendo la Riviera Maya. Sin más dilación, comenzamos con nuestra ruta de viaje!



Días 1, 2 y 3. Isla de Holbox


Después de pasar dos semanas recorriendo parte de México, dedicando los primeros 7 días en Ciudad de México y otros 7 días en Chiapas por libre, llegaba el momento de descansar y desconectar del mundo terrenal e intentar sumergirnos en la tranquilidad y la belleza del caribe mexicano. Es por ello que la primera parada que elegimos para la desconexión y el descanso no fue otro lugar que la paradisíaca isla de Holbox.


Llegar hasta esta isla no es sencillo, y más si se viaja como nosotros, con mochilas, por libre y de forma económica. Nuestra llegada a la Riviera Maya fue directamente al aeropuerto de Cancún en un vuelo desde Chiapas, en concreto desde Tuxtla. El precio, reservando con antelación, rondó los 80€ por persona.


Una vez en el aeropuerto comienza la pequeña odisea de llegar a Holbox, y es que esta isla (obviamente) no tiene acceso por carretera, por lo que es imprescindible coger un ferry que te traslade hasta ella. Desde el aeropuerto de Cancún se puede llegar en autobús hasta Chiquilá, la pequeña ciudad desde donde parten dichos ferries. Los billetes de autobús se compran directamente en la terminal de autobuses que hay a la salida del aeropuerto.


Aquí se debe tener cuidado ya el viaje dura 2 horas y el último ferry hasta Holbox parte desde Chiquilá a las 21:30. Si tu vuelo llega tarde o si crees que no vas a ser capaz de llegar hasta allí a tiempo, mejor que no lo intentes, Chiquilá no es para nada una ciudad turística ni un lugar en el que apetezca quedarse a pernoctar. Nosotros llegamos muy justos y tuvimos la suerte de coger el último, pero por momentos pensamos que no llegábamos.

La isla de Holbox es un lugar especial y la atmósfera que se respira allí es muy caribeña, todo transcurre a una velocidad muy lenta. No circulan coches y las calles son de arena sin asfaltar, por lo que es usual ver a locales y turistas andar todo el día descalzos por sus calles. Para moverse por allí lo ideal es alquilar unas bicicletas y así ahorrar algo de tiempo en los desplazamientos por la isla, ya que gran parte de ella se puede recorrer por libre. En la mayoría de hoteles las alquilan, por lo que es una opción muy recomendable y sencilla.


Los 3 días que pasamos allí nos alojamos en el Hotel Sirenas Caribbean Rooms Holbox, un hotel muy bonito, limpio y económico situado a las afueras de la ciudad en el que estuvimos la mar de a gusto.


Todo lo que recomendamos de Holbox es que descubráis la isla por vosotros mismos, que visitéis varias de sus playas pero sobre todo, que vayáis de noche (pasadas las 20 horas los días de luna nueva) hasta Punta Cocos para ver un espectáculo único en el mundo: la bioluminiscencia. A lo largo de la ciudad os ofrecerán miles de tours para verla, que si en canoa, que si en Jeep hasta la playa, que si nos vas con tour te puedes perder en la isla... Hacednos caso, solo con ir a Punta Cocos ya se ve y es facilísimo llegar en bicicleta, por lo que no es necesario contratar ningún tour para verla, simplemente con entrar al agua ya se puede apreciar.


holbox sunset mexico
Puesta de sol en la isla de Holbox | Ⓒ VIAJESCONMOCHILA.COM

Días 4, 5, 6 y 7. Tulum y los cenotes


Dejamos atrás la isla de Holbox para continuar con nuestra ruta por la Riviera Maya hasta nuestro siguiente destino, Tulum, lugar desde el que queríamos hacer base para descubrir algo que deseábamos con ansia desde mucho tiempo atrás: bañarnos en algunos de los impresionantes cenotes que existen alrededor de la zona.


Normalmente la gente hace escala en Tulum también para visitar una de las joyas de la Riviera Maya y de todo México, las ruinas arqueológicas de Chichén Itzá. Igual somos un poco raros, pero en nuestro caso no las visitamos. Ya habíamos estado viendo muchas ruinas anteriormente y quedamos tan satisfechos con Yaxchilán, Bonampak y Teotihuacán que decidimos no visitarlo. El fuerte calor y la gran cantidad de gente que había en aquel momento en Tulum también ayudaron a que desistiéramos, pero lo más normal es que cualquier turista vaya a verlas.


Estos cuatro días en Tulum los pasamos en uno de los mejores hoteles de todos los que estuvimos en México, The FREE Hostel Inn Tulum. Dispone de varias piscinas, algunas casi a pie de habitación, y el lugar es muy único ya que todas las noches se enciende una hoguera en el centro del patio donde se congregan alrededor de ella todos los huéspedes del hotel. Es un hotel limpio y a pesar de todo lo que ofrece, bastante económico. Los trabajadores son muy amables y simpáticos, hicimos amistad con varios de ellos en nuestra estancia. Además el hotel dispone de un sistema de descuento en comidas y consumiciones si se realizaban en el propio hotel, por lo que al final te acababa saliendo aún más barato de lo que ya es. Otro de sus puntos fuertes es que no está en el centro de Tulum, por lo que te evitas los ruidos y molestias de la ciudad. Muy muy recomendable!


Muchos turistas alquilan coches para moverse por la Riviera Maya, pero nosotros no lo hicimos ya que encontramos una forma casi igual de eficiente y mucho más barata: las combis. Las combis son un medio muy popular en todo el caribe mexicano, se trata de unas furgonetas que actúan como autobuses circulando por una serie de rutas fijas. Hay muchas en cada ruta y con levantar la mano se paran a recogerte. Pregunta para saber qué combi lleva al lugar que necesitas y espera a que pase una. Nosotros fuimos a todos lados desde Tulum: a todos los cenotes, a Playa del Carmen... Es la forma más económica de desplazarse por la zona y no tuvimos ningún problema!


Como decíamos, dedicamos nuestra estancia el Tulum para visitar cenotes. El primer complejo de cenotes que visitamos fueron los del Ecopark Kantun Chi. Hay que comentar antes que la mayoría de los cenotes son de gestión privada y hay que pagar por entrar a ellos. En Kantun Chi escogimos el pack que incluye la visita guiada a la gruta subterranea (una pasada) y el acceso a los 5 cenotes que componen el complejo (unos 1000 pesos por persona), el cual incluye tirolina, trampolines, etc. Nos gustó mucho, tanto el parque en sí como los cenotes, y además las combis te dejan justo en la puerta.


Otro de los complejos de cenotes que visitamos, y el que más nos gustó de todos, fue el del Parque Dos Ojos, el cual os recomendamos que visitéis. Está compuesto por seis cenotes de una belleza increíble, con aguas cristalinas y frías que ayudan a combatir el fuerte calor. Nosotros elegimos el pack completo (700 pesos por persona) por el cual se te permite el acceso libre a todos los cenotes.


nicte ha cenote mexico
Cenote Nicte-Ha, Tulum, México | Ⓒ VIAJESCONMOCHILA.COM

Ya que no fuimos a Chichén Itzá, decidimos sí visitar el Castillo de Tulum, una de las pocas ciudades mayas que se establecieron en la costa caribeña. El complejo es bastante grande y aunque no es tan impresionante como otras ruinas mayas con pirámides, tiene su encanto. Da para pasar un buen rato paseando, pero el calor a las 9 de la mañana era ya tan sofocante que lo vimos deprisa y corriendo.


Otra de las cosas que hicimos en nuestra estancia en Tulum fue ir desde allí hasta la isla de Cozumel a pasar el día, algo muy habitual entre los locales. Principalmente queríamos ir a Cozumel a hacer snorkel, y hasta allí que nos fuimos. Tomamos una combi que nos dejo cerca del puerto de Playa del Carmen y desde allí tomamos un ferry que nos llevó hasta la isla de Cozumel. Salen ferries cada hora, pero id con tiempo ya que hay una gran afluencia de gente todo el día, y estar haciendo cola al sol puede resultar muy duro si no vais temprano. Cozumel es el paraíso de los tours para ver maravillas marinas, se pueden hacer tours hasta para ver al gran tiburón ballena. Una vez en Cozumel regateamos por mil sitios el precio para realizar un tour en barco que nos llevaba a varios hotspots de la isla para ver manta rayas y estrellas de mar, los conocidos como El Cielo y el Cielito. Vimos algunas estrellas de mar pero manta rayas ni una. Eso sí, para que estés contento durante el viaje te ofrecen comida y bebidas alcohólicas a bordo del barco, incluido tequila!


tulum castle riviera maya mexico
Ruinas de Tulum. Riviera Maya, México | Ⓒ VIAJESCONMOCHILA.COM

Días 8, 9 y 10. Bacalar y la laguna de los 7 colores


Desde la estación de autobuses de Tulum tomamos un bus que nos llevaba directamente a nuestro próximo destino, la ciudad de Bacalar, para disfrutar allí de su famosa laguna salada, la laguna de los 7 colores. Como siempre en México, reservamos con antelación nuestros billetes de autobús a través de Clickbus y el viaje fue cómodo y seguro.

En Bacalar nos alojamos en unos pequeños apartamentos alejados de la ciudad, llamados Villas Karalv. Están un poco alejados de la ciudad como para ir andando y no disponen de restaurante, por lo que hay que desplazarse continuamente a la ciudad para cualquier cosa. La solución es alquilar unas bicicletas en la ciudad que te faciliten los desplazamientos, tanto al hotel como a las playas de la laguna, por lo que os lo recomendamos en cualquier caso.


La laguna de Bacalar es un lugar muy especial de aguas turquesas y temperaturas moderadas, todo un alivio viniendo de la calurosa Tulum. Allí pasamos muy relajados estos tres días, comiendo en restaurantes de la zona y dando largos paseos en bicicleta por los alrededores de la laguna. Algunas personas aprovechan para visitar Chetumal, casi en la frontera con Belice, pero nosotros preferimos estar relajados y disfrutar de la calma y el relax de Bacalar sin movernos mucho de la zona.


bacalar lake seven colours mexico
Laguna de los 7 colores. Bacalar, México | Ⓒ VIAJESCONMOCHILA.COM

Días 11, 12, 13 y 14. Resort en Playa del Carmen


Sí, siempre lo decimos en nuestro blog, somos mochileros y todos los viajes que realizamos son de bajo coste, económicos y sin darnos grandes lujos ni caprichos. Pero estábamos en el paraíso de los resorts y no quisimos perder la oportunidad de probar por una vez en la vida uno de ellos. Así que nos dimos el lujo y reservamos 3 noches en el resort Grand Riviera Princess de Playa del Carmen. Por primera y última vez hasta ahora, nos metimos en un hotel de los llamados "de pulserita" con todo incluido. Si vierais la cara de los conserjes cuando nos bajamos del taxi con tanta mochila y con ropas de haber estado casi en la guerra... XD


Debo admitir que no he desconectado tanto de la vida como los 4 días que pasé en el resort. Comida sin límite, 16 piscinas disponibles, playa privada con tumbonas, mojitos y piñas coladas gratis todo el día... Nuestra única preocupación era pensar dónde íbamos a comer o cenar cada día en alguno de los 6 restaurantes que había en el complejo. Y ciertamente pasamos unos días de desconexión y relax sin igual. Esta era nuestra despedida de México, y lo hicimos a lo grande! Lo malo fue sin duda el precio, esas tres noches nos costaron más de 600 euros, pero como decimos, una vez en la vida!



Día 15. Regreso a España


Tras despedirnos del resort y volver con mucha pena al mundo terrenal, pusimos rumbo al aeropuerto de Cancún para tomar un avión a Ciudad de México (50€ por persona) que nos servía de enlace con nuestro vuelo de vuelta a España, el cual partía desde la capital mexicana. Pasamos todo el día entre autobuses y aviones, y la vuelta a España se nos hizo muy larga, pero como suele decirse, todo lo bueno se acaba pronto, por lo que nos despedimos de la Riviera Maya y de México con mucha pena pero muy contentos con las cosas que vimos y con todo lo que disfrutamos en nuestro viaje por libre en 30 días por México.


Fue una gozada descubrir este inmenso país del que nos llevamos muchas vivencias y anécdotas, donde no tuvimos ningún problema con nadie, y donde conocimos a gentes con ganas de conocernos y dejarse conocer. Un país lleno de sonrisas y emociones, de tacos y enchiladas, de tequila y micheladas. Todo eso y más nos llevamos de vuelta a España, tanto en la mochila como en nuestros corazones. Hasta la próxima México!!



Esperamos que toda esta información os sirva de ayuda y si tenéis alguna duda o queréis comentar algo, estaremos encantados de leeros en los comentarios! Saludos mochileros!! ;)

72-722799_instagram-button-follow-us-on-instagram-logo-png.png